Su ciudad en obras: los planes comunitarios crean reglas compartidas para que Burien funcione para todos

Burien se encuentra dentro de una región en crecimiento.

Burien se encuentra dentro de una región en crecimiento. Nuestros pueblos y culturas son diversos y nuestras necesidades continúan evolucionando. La planificación comunitaria es una de las formas que tienen nuestros vecindarios de prepararse para el futuro y está orientada a satisfacer las necesidades de las personas que viven y trabajan en este lugar, y de quienes lo visitan.

Hay muchas herramientas que los urbanistas utilizan para apoyar la planificación comunitaria. Una de ellas se llama plan de subárea o plan comunitario. Los planes comunitarios son subconjuntos del plan integral que las ciudades deben tener de acuerdo con la Ley de Gestión del Crecimiento de Washington (Washington’s Growth Management Act).

Los planes comunitarios ayudan a determinar qué tipos de desarrollo tienen sentido para un vecindario, ayudan a planificar parques y espacios abiertos, identifican las necesidades de transporte y detallan qué tipos de cambios de zonificación deben ocurrir. Dentro de los planes, puede haber estudios que examinen el tráfico, el impacto ambiental de ciertos tipos de desarrollo, las necesidades de aguas pluviales y más.

“La planificación comunitaria genera que los vecindarios hagan un mejor trabajo al brindar servicios a las personas”, dijo Susan McLain, directora de Desarrollo Comunitario.

La planificación anterior llevó a la revitalización del centro de Burien

Debido a que el centro de Burien fue designado como un centro de crecimiento por el Consejo Regional de Puget Sound, debemos tener un plan de centro urbano. El plan de centro urbano de Burien, completado en 2019, proporciona pautas de desarrollo para garantizar que estamos cumpliendo con los objetivos de crecimiento regional. El plan, junto con estudios previos asociados con el desarrollo de Burien Town Square, está facilitando que ocurran desarrollos como Kinect@Burien (ver página x).

Los planes comunitarios también pueden estar más enfocados. El plan del Área de Reurbanización del Noreste (Northeast Redevelopment Area, NERA), por ejemplo, tenía como objetivo abordar una necesidad específica: los impactos del aeropuerto y el desarrollo económico. El resultado fue la creación de un área industrial que podría albergar depósitos para negocios relacionados con aeropuertos, nuevas carreteras y mejoras al sistema local de aguas pluviales, incluidos elementos de infraestructura verde. El área, antes de la remodelación, se veía fuertemente afectada por el ruido del aeropuerto, lo que la hizo inadecuada para uso residencial. Ahora, alberga varios depósitos, incluido uno en el que se almacenan alimentos icónicos del noroeste del Pacífico, como salmón y cerezas, lo que proporciona X puestos de trabajo. El área también incluye un sendero para caminar y un segmento restaurado de Miller Creek. 

“La palabra clave en la planificación es paciencia”, dijo David Johanson, planificador principal. “Es posible que los resultados se vean cinco, diez o incluso quince años después”. Tanto los planos de Town Square como NERA se diseñaron muchos años antes de que se comenzara la construcción.

Las iniciativas de planificación actuales establecen la visión del vecindario para los próximos 20 años

Actualmente, la ciudad está creando una visión de 20 años para los vecindarios de Ambaum y Boulevard Park. A lo largo de Ambaum Blvd SW, el énfasis está en cómo apoyar el desarrollo orientado al tránsito que se alinea con la nueva línea H del Metro RapidRide del condado de King, programada para lanzarse en 2022. En Boulevard Park, la atención se centra en cómo respaldar un centro comercial próspero que respalde los vecindarios residenciales existentes, así como las nuevas inversiones en vivienda.

Luego, la ciudad emprenderá una actualización importante del Plan Integral, la pieza central de nuestras iniciativas de planificación. La ley estatal exige que esta actualización se termine para junio de 2024. Un plan integral es un documento diseñado para orientar la acción futura de una ciudad. Los planes integrales también presentan una visión para el futuro con metas y objetivos a largo plazo para todas las actividades que afectan al gobierno local.

“La planificación es complicada y requiere que las comunidades sean realmente valientes y hablen sobre el futuro, lo que a veces puede ser muy difícil”, dijo McLain. “Es genial ver que las cosas se ajustan a las personas y lograr un cambio en el terreno. He visto una conexión directa entre el trabajo que hacemos y la forma física de la ciudad. Es genial trabajar para una ciudad que realmente brinda servicios a la gente”.

Plan de acción compartido

La planificación comunitaria crea reglas compartidas que tanto el gobierno municipal como los desarrolladores privados pueden usar para construir una ciudad que funcione mejor para todos los que viven, trabajan y visitan este lugar.

“Los planes identifican acciones del gobierno”, dijo McLain. “Pero también pueden establecer una estrategia de acción para todos los que forman parte del desarrollo o la transición de un vecindario a lo largo del tiempo. Ayudan a generar consenso en la comunidad para que la inversión pública y privada responda a las necesidades de la comunidad”.

El entorno construido de Burien depende de los propietarios privados tanto como de las inversiones públicas. El desarrollo a menudo ocurre de forma incremental. Por ejemplo, durante muchos años, algunos tramos de 1st Ave S, una arteria principal, no tenían aceras. Los dueños de propiedades privadas formaron un “distrito de mejoras locales” para ayudar a pagar las aceras, las líneas eléctricas subterráneas y otras mejoras en las calles.

Los desarrolladores que construyen una subdivisión pueden construir nuevas carreteras, aceras u otras mejoras de infraestructura, todas las cuales deben cumplir con las normativas que se establecen a través del proceso de planificación.

La planificación pública y privada puede alinearse para fomentar el crecimiento económico y la producción de más viviendas.

“Los miembros de la comunidad y los desarrolladores quieren previsibilidad”, dijo Johanson. “Si las cosas cambian todo el tiempo, es difícil para ellos entender las reglas y saber dónde pueden invertir”.

La participación pública es fundamental para una planificación exitosa. Los miembros de la comunidad y otras partes interesadas pueden intervenir en varios puntos del proceso, incluso al principio, para establecer una visión, aportar comentarios sobre los conceptos del vecindario y hacer comentarios públicos durante las reuniones de la Comisión de Planificación y el Ayuntamiento.

¿Qué es un plan comunitario?

También conocido como plan de subárea, los planes comunitarios son un subconjunto del Plan Integral. Proporcionan una visión de crecimiento e invierten en un área específica de la ciudad, con una proyección de 20 años. Son diferentes de los planes funcionales, que pueden considerar un cierto tipo de actividad o instalaciones como áreas críticas, transporte, acceso para bicicletas y peatones, o parques y espacios abiertos. Los estudios sobre elementos específicos, como las aguas pluviales o el tráfico, a menudo se realizan como parte de un plan comunitario.

El proceso para crear un plan comunitario incluye lo siguiente:

  • Estudio de antecedentes.
  • Alcance del proyecto.
  • Compromiso con la comunidad que puede incluir la creación de una visión y el desarrollo de conceptos.
  • Publicación del borrador del plan.
  • Estudios.
  • Presentación de plano definitivo ante el Ayuntamiento.
Emily Inlow-Hood
Communications Officer at | More posts
Related Posts
Total
0
Share