Se honra la vida de servicio de Rose Clark

Rose Clark lleva toda una vida dedicada al servicio público en Burien y el área de Highline. Se mudó a Burien desde Montana con su esposo en 1966, antes de que Burien fuera siquiera una ciudad.

Rose Clark lleva toda una vida dedicada al servicio público en Burien y el área de Highline. Se mudó a Burien desde Montana con su esposo en 1966, antes de que Burien fuera siquiera una ciudad.

Después de tener hijos, comenzó a involucrarse más en la comunidad.

“Recuerdo que uno de los maestros de mi hijo dijo que los niños exitosos tienen padres involucrados”, comentó Clark. “Por eso me dediqué al servicio público”.

Empezando por las escuelas de sus hijos, se convirtió en líder de la Asociación de Padres y Maestros (Parent Teacher Association, PTA) local. Pronto se reconocieron sus cualidades naturales de liderazgo y se le pidió que asumiera nuevas funciones de liderazgo tanto en la comunidad como en la escuela.

En la década de 1990, cuando el aeropuerto de SeaTac comenzó a planear la ampliación de la tercera pista, trabajó con otras mujeres de la zona para organizar la primera resistencia dirigida por la comunidad a la ampliación del aeropuerto. Entre sus preocupaciones se encontraban los impactos sanitarios que tendría una mayor cantidad de vuelos en las comunidades de Highline, las repercusiones en el entorno educativo y los daños físicos en las escuelas, así como los problemas medioambientales provocados por una tercera pista que ampliaría considerablemente las operaciones del aeropuerto. Organizó el primer estudio del área de Highline sobre los impactos sanitarios de las operaciones aeroportuarias, que dio lugar a informes anuales de salud pública.

Después de que Burien se incorporara como ciudad en 1993 y tras casi décadas de servicio público voluntario, se le pidió a Clark que formara parte de la primera Comisión de Planificación de la ciudad de Burien. Formó parte de un grupo de líderes de la comunidad de Burien que ayudaron a elaborar el primer Plan Integral de la ciudad y la visión a 20 años de la plaza de Burien, lo que allanó el camino para el vibrante y dinámico centro de Burien que disfrutamos hoy.

Clark fue elegida tres veces para formar parte del ayuntamiento de Burien, entre los años 2000 y 2013, y fue subalcaldesa durante ocho de esos años.

Después de dos décadas de servicio municipal, volvió a sus raíces en el servicio de la escuela pública y fue la primera presidenta del Comité Asesor de Inversiones de Highline Public Schools, que ayuda a priorizar las inversiones en infraestructuras escolares esenciales. Ahora forma parte del Comité de Supervisión de Highline, que supervisa el uso de los fondos de los bonos aprobados por los votantes.

Clark también dedica su tiempo a otra de sus pasiones: preservar la historia de las comunidades de Burien y Highline. A través de su liderazgo en la Des Moines Memorial Drive Preservation Association, ayuda a mantener el foco de atención en la única carretera conmemorativa viva del país para los soldados caídos de la Primera Guerra Mundial, un monumento que data de la década de 1920, lo que ayuda a garantizar que el sacrificio de esos soldados no se olvide y que se mejore una carretera local atesorada.

“El voluntariado brinda valiosas experiencias de aprendizaje además de conocer a gente muy interesante.  ¡Hagan trabajo voluntario!” aconsejó Clark.

Clark recibió una proclamación para honrarla como Ciudadana del Año de Burien. La exalcaldesa de Burien, Kitty Milne, le entregó la placa.

Emily Inlow-Hood
Communications & Public Engagement Manager at | More posts
Related Posts
Total
0
Share