Desde clases llenas hasta tazones vacíos, el Centro de Arte Moshier continúa creando oportunidades para el arte en Burien

en nuestra comunidad que ofrece talleres y clases asequibles para toda la comunidad de Highline desde hace décadas.

El Centro de Arte Moshier (Moshier Art Center) es una institución muy apreciada y con una larga trayectoria en nuestra comunidad que ofrece talleres y clases asequibles para toda la comunidad de Highline desde hace décadas. Al igual que otros espacios artísticos, este centro tuvo que adaptar su modalidad de trabajo durante la pandemia para ofrecer programas virtuales.

“Nos sorprendió la respuesta positiva”, comentó Gina Kallman, supervisora de Artes Culturales de la División de Parques, Recreación y Servicios Culturales de la Ciudad de Burien (Parks, Recreation and Cultural Services Division, PaRCS). “Nuestros programas virtuales convocaron a participantes de todo el país; incluso tuvimos un estudiante que se unió desde Noruega. Esta modalidad también permitió que nuestros instructores continuaran enseñando, ya que muchos perdieron las otras fuentes de ingresos que tenían”.

Durante la pandemia, la ciudad siguió colaborando con Arts Corps, una organización de educación artística para jóvenes, con el objetivo de desarrollar un programa de residencia para artistas en las escuelas primarias locales. En este caso, también se optó por ofrecer clases virtuales y kits de arte en lugar de organizar actividades presenciales.

Programas y eventos presenciales que regresan poco a poco

Una vez que las condiciones sanitarias fueron seguras durante el otoño pasado, el Centro de Arte Moshier volvió a abrir sus puertas y a ofrecer clases presenciales, pero esta vez con menos estudiantes, respetando el distanciamiento y con las ventanas abiertas.

“Pensamos que iba a ser necesario reconstruir los programas”, recordó Kallman. “Pero nos encontramos con una grata sorpresa. La gente estaba entusiasmada por volver a los talleres”.

Y no solo regresaron los antiguos estudiantes, muchos de ellos adultos mayores y jubilados. Los jóvenes también comenzaron a mostrar un renovado interés en los programas. Las clases nocturnas se volvieron muy populares, en el caso de algunos talleres incluso se formó una lista de espera.

En enero, el centro tuvo que cerrar una vez más debido al aumento de casos de COVID-19 que ocurrió con la llegada de la variante ómicron. Las clases se retomaron a finales de febrero. El centro planea crear nuevos programas en el futuro, incluido un nuevo taller de cerámica con rueda para adolescentes. También volverán las clases de dibujo, escultura y pintura.

Hand selects pottery on table.
Los tazones hechos en el Centro de Arte Moshier se venden en el evento anual Empty Bowls, en el que se recaudan fondos para los bancos locales de alimentos. Crédito: Amanda Snyder/City of Burien.

El evento “Tazones Vacíos” (Empty Bowls) se realiza con el objetivo de recaudar fondos para los bancos de alimentos locales gracias a las piezas de cerámica que crean los estudiantes del Centro de Arte Moshier. En marzo de 2022, la recaudación de fondos se realizó de manera presencial por primera vez desde que comenzó la pandemia. La PaRCS planea volver a organizar la exitosa venta de piezas de cerámica en mayo de 2022.

El edificio antiguo necesita mejoras

Moshier Art Center sign and view of exterior.
Moshier Art Center está ubicado en 430 S 156th St. Crédito: Amanda Snyder/City of Burien.

El edificio, que se construyó en la década de los 60, comienza a mostrar algunos signos de su edad. Se está realizando una auditoría energética para evaluar posibles inversiones futuras en un sistema de climatización (HVAC), iluminación y nuevas ventanas. El estacionamiento se renovó como parte de un proyecto más amplio de mejoras en las aguas pluviales.

Emily Inlow-Hood
Communications Officer at | More posts
Related Posts
Total
1
Share