Construir una respuesta ante crisis más orientada a la atención

Los equipos de respuesta cooperativa complementan los recursos de salud conductual de emergencia existentes en el King County.

En sus escritorios del Departamento de Policía (Police Department) de Burien, el detective Scott Mandella y Daisy Espinoza, miembros del primer equipo de respuesta coordinada del departamento de policía, suelen comenzar su turno con una sesión informativa y se preguntan: “¿Quién necesita un seguimiento del día anterior?” A veces, los agentes de patrulla de un turno anterior se acercan para compartir información sobre una persona que creen que necesita algún seguimiento.

Para Tony Rosenthal y Lindsey Mueller, miembros del primer equipo de respuesta coordinada del Departamento de Bomberos 2 del King County (King County Fire District 2, KCFD2), el comienzo de su día es muy similar: “¿A qué proveedores de servicios o equipos de atención médica debemos llamar para realizar un seguimiento de la atención?”, “¿Hay algún nuevo proveedor de servicios que queramos conocer y que pueda ser un recurso?”, “¿Algún bombero interactuó en un turno anterior con alguien que necesite seguimiento?”.

Estas cuatro personas conforman la red de respuesta cooperativa de Burien, un modelo de respuesta ante crisis que conecta a un agente de seguridad pública, como un policía o un bombero, con especialistas en salud conductual y trabajo social para intervenir y responder a ciertos tipos de llamadas de servicios de emergencia.

En Burien, un equipo de respuesta cooperativa opera desde el KCFD2 y cubre White Center, Burien y Normandy Park. La Oficina del Alguacil del King County (King County Sheriff’s Office, KCSO) opera otro equipo de respuesta cooperativa, y pronto se lanzará uno más en el Distrito 4 que cubre tanto Burien como White Center. Tomó casi un año desarrollar los programas y contratar a las personas para formar los equipos. El equipo de policía comenzó a operar en octubre pasado, y el equipo de bomberos comenzó unos meses después, en enero.

Rosenthal es un bombero con 32 años de experiencia en extinción de incendios y técnico en emergencias médicas. Mueller es una profesional de la salud mental que ha trabajado como especialista en salud conductual y trabajadora social durante 10 años. Su equipo sigue el modelo del Programa de Servicios Educativos, Remisiones y Asistencia Comunitaria del Fire Department (Fire Department Community Assistance, Referrals and Education Services, FDCARES), que se desarrolló para que los departamentos de bomberos pudieran ayudar a los miembros de la comunidad a resolver sus problemas antes de que se conviertan en una emergencia.

“Cada uno de nosotros podemos poner en práctica nuestra área de especialización, nuestro conocimiento y nuestras experiencias”, comentó Mueller. “Colaboramos de una manera que nos permite aportar ese enfoque interdisciplinario”.

“Nuestro objetivo principal es brindarle a la gente los recursos adecuados”, dijo Rosenthal. “El equipo también nos ayuda a mantener nuestros vehículos de emergencia en servicio para las llamadas de emergencia más urgentes”.

El equipo de policía conecta al detective Scott Mandella, —quien, como antiguo miembro del Equipo de Orientación de la ciudad de Burien y de la Unidad de Reducción del Crimen del Burien Police Department, tiene experiencia y conocimientos especializados en el trabajo con personas sin hogar y otras crisis— con Daisy Espinoza, quien ha trabajado en salud conductual y trabajo social durante ocho años.

Mueller y Espinoza son empleados de Sound Health, un proveedor de salud conductual. La asociación entre Sound Health y la ciudad de Burien ayuda a garantizar la calidad de la atención y respalda el desarrollo profesional continuo.

Tres personas con uniformes policiales caminando por la acera.
Allie Smith (Sound Health), el detective Scott Mandella (Departamento de Policía de Burien) y Daisy Espinoza (Sound Health) son miembros de los dos equipos de co-respuesta policial. Crédito: Ciudad de Burien

En otras ciudades, se están formando equipos de respuesta cooperativa como parte de una tendencia más amplia

Los equipos de respuesta cooperativa han surgido en otras ciudades por varias razones. Tanto la policía como los bomberos reconocieron que se necesitaba un tipo diferente de respuesta para abordar las complejas necesidades de las personas que requerían sus servicios. Burien y el King County también observaron las mismas tendencias y buscaron formas de llevar los recursos adecuados a la comunidad.

Al mismo tiempo, en el marco de su “Iniciativa de Reinvención de la Seguridad Pública”, el King County había asignado $750,000 para desarrollar “nuevos enfoques para mantener a las personas seguras en las áreas urbanas no incorporadas del condado de King”. Tanto la comunidad como otras autoridades de seguridad pública habían expresado su apoyo a la creación de un modelo de respuesta cooperativa, lo que llevó a la creación del primer equipo de respuesta cooperativa en el King County.

Los equipos de respuesta cooperativa complementan los recursos de salud conductual de emergencia existentes en el King County.

Modelos alternativos de seguridad pública en Burien

En 2020, comenzaron las conversaciones en Burien sobre posibles alternativas a nuestro enfoque actual de seguridad pública y de respuesta ante emergencias. Al igual que las comunidades de toda la región, los servicios de emergencia de los bomberos y la policía han recibido llamadas a escenas donde las personas estaban experimentando una crisis de salud mental o tenían necesidades que requerían diferentes recursos por parte de la policía y los bomberos.

Colleen Brandt-Schluter, gerente de servicios humanos de la ciudad, junto con el jefe de policía de Burien, Ted Boe, y el jefe del King County Fire District 2, Mike Marrs, trabajaron juntos para comenzar a investigar otros modelos. El ayuntamiento de Burien también brindó su apoyo al esfuerzo y pidió al personal que buscara modelos alternativos durante las conversaciones sobre seguridad pública.

“En los últimos años ha habido un gran impulso para integrar a los profesionales de la salud mental en las fuerzas de seguridad pública”, dijo Boe. “La deficiencia que teníamos aquí era contar con fondos y profesionales de salud mental disponibles para trabajar en el campo”.

El equipo investigó programas en Dallas, Eugene y otras ciudades para ver qué elementos de esos programas podrían funcionar para Burien. “Durante los últimos tres años, ha sido realmente fantástico ser parte de estas asociaciones”, afirmó David Fagerholm, director clínico sénior de Sound Health. “Programas como éste no sólo ofrecen una forma de ayudar a la gente en el momento, sino que también contribuyen a ampliar recursos que antes no existían al ayudar a informar a los funcionarios electos de lo que la gente necesita”.

Los fondos para el equipo de respuesta cooperativa del departamento de bomberos provienen de una asignación de fondos federales de ayuda para la pandemia a través de la iniciativa de Seguridad Pública Mejorada de Burien y del dinero asignado a través del impuesto de Medic One del King County, que incluye salud integrada móvil. El King County proporciona todos los fondos para los equipos de respuesta cooperativa policial.

Delante del vehículo hay dos personas uniformadas de bomberos.
Tony Rosenthal y Lindsey Mueller forman el equipo de co-respuesta del Departamento de Bomberos 2 del Condado de King. Crédito: Ciudad de Burien

Los primeros logros apuntan a beneficios comunitarios a largo plazo

Desde octubre, los equipos de respuesta cooperativa han respondido a más de 500 llamadas y han hecho más de 400 derivaciones a proveedores de servicios de atención médica, de refugio o de asistencia alimentaria, entre otros.

“Se trata de conocer a la gente para descubrir qué está contribuyendo a la crisis”, expresó Mueller.

“Durante mucho tiempo, la atención al cliente ha estado aislada”, comentó Mandella. “Cuando me comunico con el equipo de atención al cliente, piensan que solo soy un detective que intenta abrir una investigación sobre su cliente. Mi respuesta es que estoy tratando de ayudar. Pero esa es una de mis motivaciones para hacer este trabajo. Puede que abordemos el tema desde distintas perspectivas, pero tenemos la misma intención: brindar la mejor atención posible a la persona en crisis”.

Para Espinoza, una muestra temprana del éxito es que algunas de las personas que conoció ahora se sienten cómodas pasando por el departamento de policía y pidiendo ayuda. O, a veces, pasan por allí simplemente para informarle de que se encuentran mejor.

También evalúan su éxito a través del impacto en el trabajo cotidiano de los patrulleros y de los bomberos.

“Nos encanta que la patrulla comprenda mejor nuestra finalidad”, dijo Mandella.

Pero el cambio en la situación de una persona puede ocurrir lentamente.

“Ya sea que se trate de una crisis de salud conductual o que esté relacionado con una afección médica, el cambio ocurre en incrementos muy lentos”, dijo Rosenthal. “A veces es un paso hacia adelante y seis hacia atrás. Pero ahora podemos intentar acompañar a alguien a través de ese proceso y continuar acercándonos”.

¿Cómo es un día típico para un equipo de respuesta cooperativa?

Cuando se les preguntó cómo es un día típico, todos se rieron.

“No existe un día típico”, comentó Rosenthal. “Un día podríamos tener a Lindsey hablando por teléfono, tratando de localizar al administrador del caso de una persona. O podríamos estar en la casa de un residente mayor que ha estado viviendo de forma independiente, pero que ahora necesita recursos y apoyo”.

Tampoco existe un cliente típico para los equipos de respuesta cooperativa. Atienden a un grupo diverso de personas que enfrentan una variedad de situaciones: desde personas sin hogar, hasta jóvenes que luchan contra problemas de salud mental o adicciones, un padre soltero que busca vivienda o una persona mayor que lucha con problemas de salud complejos. Pero no se trata solo del individuo al que ayudan.

Recientemente, un oficial adjunto de patrulla compartió una historia sobre un niño de 12 años que estaba atravesando una crisis. Se llamó a la policía y, después de evaluar la escena, no encontraron ninguna emergencia o acto criminal que requiriera una mayor investigación policial.  Sin embargo, tras conversar con el joven, los agentes reconocieron que este niño necesitaba algún tipo de intervención.

Se llamó al equipo de respuesta cooperativa y Espinoza pudo comenzar a conectarse rápidamente con el joven. El agente elogió su rápida y empática respuesta. Se tiene la esperanza de que, al intervenir ahora en la vida de esta persona, el joven evite comportamientos más destructivos que podrían llevarlo a la cárcel.

“También estamos ayudando a la familia de ese cliente a participar en el sistema”, dijo Espinoza.

El hombre se sienta frente a la computadora en una oficina.
Rosenthal pasa tiempo en la oficina que comparte con Mueller en el Departamento de Bomberos 2 del Condado de King investigando recursos y dando seguimiento a las opciones de atención para los clientes. Crédito: Ciudad de Burien

Participar en la red de seguridad social de nuestra comunidad

Hay personas que llaman al 911 a menudo por motivos que no son de emergencia o por problemas que la policía y los bomberos, simplemente, no tienen el tiempo o la experiencia para manejar.

Por ejemplo, el KCFD2 acudió a una casa donde vivía una persona mayor que se había caído, y no por primera vez. El equipo examinó la lista de medicamentos de la persona para asegurarse de que no contribuyeran a las caídas. Comprobaron si la persona necesitaba instalar una manija en la ducha para evitar futuras caídas. También conectaron a esa persona con un programa de prevención de caídas. El equipo de respuesta cooperativa pudo ayudar a esa persona a instalar la manija de la ducha y, luego, trabajar con ella para ver si había otras necesidades sociales o de salud no satisfechas que otros proveedores de servicios comunitarios pudieran ofrecer.

Para Mueller, la clave está en vincular el servicio adecuado en el momento adecuado.

“La crisis ocurre en el momento y es inmediata. A menudo, hay proveedores que pueden proporcionar un recurso, pero es difícil acceder a ese servicio en una crisis. Ahí es cuando tenemos que cambiar de enfoque y descubrir cómo ayudar a alguien durante esa crisis, hasta que ese recurso esté disponible”.

La red de seguridad social de nuestra comunidad está compuesta por muchos servicios sociales, atención médica y proveedores de tratamiento de adicciones que trabajan juntos, pero que, en última instancia, operan de forma independiente. Puede resultar difícil para una persona con necesidades complejas orientarse y encontrar los recursos adecuados. Por esa razón, un componente del trabajo que realizan los equipos de respuesta cooperativa es construir relaciones y comunicarse con esos proveedores.

“Se está haciendo un gran trabajo preliminar para conectar a las personas con los sistemas y los servicios que garanticen que no se queden al margen”, dijo Brandt-Schluter.

“Hemos dedicado mucho tiempo a establecer relaciones y conexiones con los servicios locales”, comentó Mueller. Tanto los equipos de respuesta coordinada de bomberos como de policía señalaron una relación fortalecida con el equipo de trabajadores sociales del St. Anne Hospital.

“Vemos lo que les sucede a las personas cuando llaman al 911 y están en crisis”, dijo Mandella. “Podemos proporcionar un contexto para el proveedor de atención de esa persona que no necesariamente recibiría si atendiera a su paciente en un entorno clínico”.

Se ha contratado y capacitado a un nuevo equipo de respuesta coordinada de las fuerzas de seguridad pública, que comenzará a trabajar en septiembre. Otras áreas del King County están analizando cómo funciona el modelo aquí y buscan crear sus propios equipos de respuesta coordinada.

El trabajo también desafía las nociones preconcebidas sobre cómo puede ser la colaboración entre las fuerzas de seguridad pública y el trabajo social.

“He respondido muchas preguntas entusiasmadas de trabajadores sociales con los que interactúo y que tal vez estén interesados en seguir trabajando en un equipo de respuesta coordinada”, dijo Espinoza.

“Nunca sabes cuándo tendrás una crisis”, comentó Anyah Zupancic, coordinadora de servicios humanos de la ciudad de Burien. “Es posible que ni siquiera sepas cómo acceder a los recursos disponibles. La respuesta coordinada es muy importante porque proporciona una respuesta alternativa y ayuda a no perpetuar el trauma”.

Los equipos de respuesta coordinada:

  • Mejoran la desescalada durante una crisis ofreciendo una respuesta más adecuada
  • Aumentan el acceso de las personas a los recursos comunitarios, como la atención médica, los bancos de alimentos y los servicios para personas mayores, entre otros
  • Reducen la presión sobre el sistema legal penal aumentando la eficiencia del tiempo que los oficiales dedican a gestionar las llamadas de servicio
  • Reducen la presión sobre el sistema de atención médica ayudando a cerrar una brecha crítica en la coordinación de la atención
  • Aumentan el acceso de las personas a los servicios comunitarios y los ayudan a conectarse con los recursos y a participar en los sistemas
Former Communications & Public Engagement Manager at 
Related Posts
Total
0
Share