Ciudadana del año: Roxana Pardo Garcia

Comunidad, comida y celebración

Alimentando al Pueblo se fundó en mayo de 2020 como respuesta a la pandemia de COVID-19. Esta organización sin fines de lucro comenzó como una iniciativa comunitaria para distribuir alimentos culturalmente apropiados para la comunidad Latinx de Highline. Las cajas de comida están clasificadas por región. Las cajas de temática mexicana pueden incluir chile California y tortillas. Las cajas de temática centroamericana incluyen leche condensada y evaporada. Y las cajas de temática caribeña suelen incluir artículos como yuca y plátanos.

Los eventos de distribución de alimentos son de celebración. Hay presentaciones de música y arte; y todos los voluntarios hablan español y pertenecen a la comunidad.

“Hay mucha alegría en nuestro banco de alimentos”, dijo Roxana Pardo García, fundadora de la organización.

“Tenemos las soluciones a nuestros problemas”

Aproximadamente dos meses después del inicio de la pandemia de COVID-19, Pardo García escuchó que su madre y su tía conversaban; su tía dijo que necesitaba acceder al banco de alimentos, pero sentía que no podía ir porque ninguno de los alimentos proporcionados eran alimentos que ella pudiera comer.

“Desencadenó mis recuerdos de ir a los bancos de alimentos en nombre de mi mamá”, dijo Pardo García. “Recuerdo caminar por las filas y decir ‘No sé qué es todo esto’. Muchos alimentos estaban a punto de vencer o ya vencidos. Eso no te hace sentir bien”.

La conversación se le quedó grabada. Pardo García estaba trabajando para la ciudad de Seattle cuando comenzó la pandemia.

“Fue en un momento de la pandemia cuando muchos de nosotros realmente nos preguntamos cómo queríamos presentarnos ante nuestra comunidad”, dijo Pardo García.

Al mismo tiempo, Pardo García hablaba con Lina Thompson, pastora de la Iglesia Presbiteriana Lake Burien. Se formó una idea en torno a cómo abordar la creciente inseguridad alimentaria en su comunidad mientras se creaba un espacio para la sanación y la unión comunitaria.

“La idea y este diálogo interno que estaba teniendo se unieron y pensé: hagamos esto”, dijo Pardo García. “Tenemos las soluciones a nuestros problemas”.

Se acercó a varias organizaciones locales y a las mujeres que las dirigían para que participaran. En mayo de ese año, el grupo trabajó en cómo contar la historia de la necesidad que estaban tratando de satisfacer, y lanzaron una campaña de recaudación de fondos el mes siguiente. En julio, solo seis semanas después, habían organizado su primer evento de distribución de alimentos. En el transcurso del último año, han colaborado con más de 3500 miembros de la comunidad y han distribuido 2550 cajas de alimentos.

Su idea llamó la atención de la filantropía gubernamental y privada, que entregaron subvenciones más grandes para apoyar el programa. Pardo García fue reconocida por The Seattle Times como “héroe de 2020”.

Este reconocimiento no solo generó más subvenciones y donaciones, sino que también dio lugar a una nueva conversación en torno a la comida, la caridad y los servicios sociales.

“Vi comentarios de personas que decían ‘guau, nunca pensé que podría donar este tipo de comida'”, dijo Pardo García.

Los bancos de alimentos de la región y del país también se están dando cuenta.

“Hemos recibido llamadas de todas partes, como Las Vegas, Colorado, Virginia, sobre cómo replicar el trabajo en sus comunidades”, dijo Pardo García. “La gente dice que es una idea genial. Pero, ¿es genial poder dar a las personas la comida que se merecen y saben cocinar? Eso es algo realmente básico”.

Facilitar la sanación y deshacer el daño

Después de incorporarse formalmente como una organización 501(c)(3) en la primavera, lanzaron una campaña para recaudar un millón de dólares para hacer crecer y expandir el trabajo. La ciudad de Burien entregará $80 000 a través de una subvención federal de asistencia por la pandemia para apoyar la expansión del programa.

Continuarán organizando eventos de distribución de alimentos, pero la nueva financiación también apoyará nuevas oportunidades. Se están organizando campamentos de verano para jóvenes, mercados emergentes y festivales comunitarios. Se lanzó un programa de capacitación para comunidades interesadas en replicar su modelo.

“Lo llamamos ‘comunidad, comida y celebración'”, dijo Pardo García. “Ver a las personas por quienes son y lo que aportan, y deshacer mucho del daño que sufrieron como resultado del racismo, la supremacía blanca y la colonización. Estamos facilitando la sanación de nuestra comunidad”.

Las mujeres lo están logrando

Pardo García da crédito a las mujeres detrás de las organizaciones que trabajaron juntas para formar la asociación. Pardo García trabajó para New Futures cuando era adolescente y trabajó en la junta de Para los Niños durante ocho años. También se asoció con Colectiva Legal del Pueblo y la Iglesia Presbiteriana Lake Burien a través de la iniciativa de organización comunitaria y de defensa. Recuerda que, cuando era adolescente, admiraba a Sili Savusa, la actual directora ejecutiva de White Center Community Development Association, quien se desempeñó como directora de la junta de las Escuelas Públicas de Highline cuando Pardo García estaba en la escuela secundaria.

“Estas personas me ayudaron a crecer, influyeron en la forma en que me conecto con la comunidad y ahora nos asociamos para lograr nuestras metas. Merecen reconocimiento como pilares de nuestra comunidad”.

Alimentando al Pueblo es una organización sin fines de lucro con sede en Burien que entrega alimentos culturalmente relevantes a la comunidad Latinx del área de Highline. También apoya campamentos juveniles de verano, mercados emergentes y celebraciones comunitarias. La organización es una asociación entre La Roxay Productions, la Iglesia Lake Burien, Colectiva Legal del Pueblo, Para los Niños y el programa New Futures de Southwest Youth and Family Services. Más información: laroxay.com/alimentando

Emily Inlow-Hood
Communications Officer at | More posts
Related Posts
Total
0
Share